REINO UNIDO ADOPTA LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS MIENTRAS LOS EE.UU. SE ALEJAN

por 241
Favorito0

Mientras Estados Unidos se esfuerza por tomar medidas enérgicas contra el vaporizador, Gran Bretaña ha adoptado los cigarrillos electrónicos como una herramienta poderosa para ayudar a los fumadores a dejar el hábito.

Los funcionarios de salud pública de los Estados Unidos han adoptado un enfoque más cauteloso y han tardado en regular los cigarrillos electrónicos. Sin embargo, esa precaución se convirtió en alarma, con una explosión en el vapeo adolescente, lo que llevó al gobierno federal y a algunos estados a tomar medidas para prohibir los sabores de frutas y menta que atraen a los jóvenes.

Productos que no son fiables

Y ahora, con cientos de casos en los Estados Unidos de una misteriosa enfermedad pulmonar entre los consumidores de cigarros electrónicos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. recomiendan que las personas consideren no usar cigarrillos electrónicos, especialmente aquellos con THC, el compuesto que le da al cannabis su efecto.

La reacción de los Estados Unidos es una "locura total", dijo el Dr. John Britton, director del Centro de Estudios de Tabaco y Alcohol del Reino Unido en la Universidad de Nottingham. "La realidad con fumar es que, si le dices a la gente que deje de vapear, volverán al tabaco".

Las regulaciones sobre los cigarrillos electrónicos varían según el país, lo que genera un mosaico de políticas.

Más de 30 países prohíben los cigarrillos electrónicos por completo; India detuvo las ventas este mes.

Muchos países europeos, incluidos Austria, Bélgica, Alemania e Italia clasifican los cigarrillos electrónicos como productos de tabaco, sometiéndolos a controles estrictos. Se venden principalmente como productos de consumo en Gran Bretaña y Francia, bajo reglas más laxas.

La llegada a los EE. UU.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. no obtuvo el poder para regular los cigarros electrónicos hasta hace tres años y aún está trabajando en los detalles. Las versiones del mercado negro, mientras tanto, han florecido.

Al aparecer ante el Congreso la semana pasada, el comisionado interino de la FDA de los EE. UU. fue presionado para explicar la posición de la agencia. Varios legisladores sugirieron que los cigarrillos electrónicos deberían retirarse por completo del mercado.

En Gran Bretaña, una revisión de Public Health England, una agencia similar a los CDC, concluyó que vapear es aproximadamente un 95% menos peligroso que fumar.

Ash, una importante organización benéfica británica contra el tabaco, incluso pidió que los cigarrillos electrónicos se licenciaran como medicamentos y se los entregaran gratuitamente a los fumadores que intentaran dejar de fumar por el sistema de salud financiado por el gobierno de Gran Bretaña.

Los cigarrillos electrónicos y otros dispositivos de vaporización generalmente calientan una solución que contiene nicotina o sabores en un vapor que se inhala.

La cantidad de nicotina varía ampliamente: algunos países establecen límites en la cantidad. No hay límite en los EE.UU. Y el aumento en el vapeo de adolescentes en EE. UU. trajo advertencias de los funcionarios de salud de que la nicotina puede dañar el cerebro en desarrollo de un adolescente.

En comparación con Estados Unidos, Inglaterra ha tenido históricamente tasas más altas de consumo de tabaco y una "comodidad más profunda" con la idea de sustituir un hábito menos dañino por uno peligroso, dijo Kennedy. Los funcionarios de salud británicos han podido y están dispuestos a regular estrictamente los cigarrillos electrónicos mientras los promocionan como una herramienta para dejar de fumar.

"No es muy sorprendente que un lugar como Inglaterra haya adoptado los cigarrillos electrónicos", dijo Kennedy. "Muchas cosas se alinearon para tener sentido usar estos dispositivos para ayudar a las personas a dejar de fumar".

Los peligros de la prohibición

Mientras tanto, en Estados Unidos, el rápido aumento de la popularidad de los cigarrillos electrónicos entre los adolescentes, a conseguido un próspero mercado negro de vapes que contienen extractos de marihuana y que ha enturbiado el mensaje de la salud pública.

Otra diferencia clave es la publicidad. A diferencia de los Estados Unidos, Gran Bretaña tiene regulaciones estrictas sobre vapeo publicitario; Toda la publi de TV, radio y en línea está prohibido, explicó Linda Bauld, profesora de salud pública en la Universidad de Edimburgo.

"Los cigarrillos electrónicos se promocionan entre los fumadores de mediana edad como una forma de dejar de fumar y las imágenes de nuestra campaña anual para dejar de fumar generalmente son todos hombres con barba, por lo que parece bastante aburrido", dijo.

El viernes, los CDC dijeron que parece que los productos de vapeo de THC están jugando un papel en el desconcertante brote estadounidense de lesiones y muertes pulmonares. La agencia dijo que muchas de las 800 personas que se enfermaron informaron haber consumido THC.

Dijo que se necesitaba más información sobre si un solo producto, sustancia o marca es responsable. Algunos investigadores sospechan que un ingrediente se usa como espesante en los aceites de vaporizador, particularmente en productos del mercado negro.

"Es inconcebible que cualquier producto de vapeo legítimo cause ese grado de daño", dijo Britton.

Productos relacionados
Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Menú

Compartir

Código QR

Ajustes

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse

Por favor, inicie sesión primero.

Registrarse